Libritos de Cerdo

Por Priscilla O´Brien

Ingredientes

– 1 Rodaja de carré de cerdo
– 1 Cuchara de postre de ricotta
– Pimienta
– Paprika
– 1/2 Manzana rallada

Procedimiento

– Cortar una rodaja de carré de cerdo gruesa. Luego cortarla al medio sin llegar al final.
– Rellenar con ricotta condimentada con hierbas a gusto, pimienta, paprika y manzana rallada.
– Pasar por huevo y pan rallado y freír hasta que quede doradito.
– Acompañar con ensalada de hojas verdes con semillas de zapallo y sésamo.

Spaguetis con Albóndigas de Chorizo español

Por Fabio Beschizza

Ingredientes:
– 4 chorizos Ottonello
– huevo
– pan rallado
– harina
– so frito básico de tomate

Procedimiento:
1. Para las albóndigas: quitar la piel de los chorizos Ottonello y formar las bolitas sólo con su relleno.
2. Pasar por huevo, pan rallado, harina y luego fritar en aceite.
3. Frito básico de tomate, se le agregan las albóndigas, 2 vueltas, y se le agregan a unos spaguettis previamente hervidos en agua.

Cerdo al Curry

Por Gonzalo Goya
Ingredientes:
-½ kilo de cerdo
-1 cebolla
-¼ lt. crema doble
-Curry
-1 cda. de manteca
-Soja
-Sal y pimienta
Procedimiento:
Marinar unas horas el cerdo con soja sal y pimienta. Cocinar a 180 durante una hora aprox. cubierto con papel plomo. Dejar enfriar. Saltear el un sartén la cebolla con la manteca y el aceite de oliva, agregar el cerdo cortado en rodajas la crema doble y el curry a gusto. Reducir a fuego lento y cuando esté a punto servir.

Risotto de Morcilla Ottonello, manzana verde y nueces

Por Sabine Caubarrere
Ingredientes
– 320 gramos de arroz carnaroli o arborio
– Aceite de oliva C/N
– 100 ml Vino blanco seco
– Caldo de panceta C/N
– 8 unidades Morcilla salada Ottonello (de las pequeñas)
– 300 gramos Manzana verde en cubos
– 100 gramos de nuez mariposa
– Sal y pimienta negra recién molida C/N
– 200 gramos de muzzarella
Procedimiento
– Pelar las morcillitas saladas y cortar en cubos, reservar.
– Colocar aceite de oliva y el arroz en una cacerola. Nacarar (sofreír). Desglasar con un chorro de vino blanco, dejar evaporar el alcohol. Incorporar la mitad de los cubos de morcilla y de manzana y un cucharón de fondo caliente. Revolver continuamente.
– Ir agregando fondo caliente a medida que el arroz lo pide, siempre revolviendo.
– Rectificar sazón. Unos minutos antes de que esté listo incorporar el resto de la morcilla, manzana y las nueces. Revolver.
-Una vez llegado al punto deseado del arroz, apagar el fuego e incorporar la muzzarella.
– Revolver hasta integrar y dejar reposar un minuto.
– Servir.

 

Ensalada Thai

Por Sabine Caubarrere

Ingredientes

– 1 paquete Fideos de arroz finos
– 100 ml Aceite de girasol
– 2 dientes de Ajo picado
– 30 gramos Jengibre rallado
– 1 Catalán en brunoise
– 150 ml Salsa de soja
– 4 gotas Aceite de sésamo
– Sésamo negro y/o blanco C/N
– 250 gramos de Pimiento colorado
– 250 gramos de zucchini
– 250 gramos de cebolla colorada
– 200 gramos de solomillo Ottonello
– Pimienta negra molida C/N
– Sal C/N

Procedimiento

– Hervir los fideos de arroz en agua, dependiendo del grosor del mismo entre 3 y 6 minutos, colar y reservar.
– Cortar la carne en tiras y marinar con salsa de soja, aceite de sésamo, aceite de girasol y las semillas de sésamo.
– Por otro lado cortar la cebolla en pluma y el resto de los vegetales en juliana.
– Con aceite de girasol en un wok sofreír el ajo y el jengibre. Incorporar el catalán, y luego la cebolla, dorar. Agregar el pimiento y luego el zucchini. Realizar un hueco y volcar la carne marinada con sus jugos. Cocer a fuego fuerte.
– Añadir los fideos hidratados, mezclar todo agregar un poco más de soja y pimienta negra.
– Rectificar sazón, decorar con más semillas de sésamo y servir.

Guiso de lentejas.

Por Elsa Manelphe.

Ese puñado de modestas, nutritivas lentejas que ahora se encuentra en tu mano supo ser uno de los bocados favoritos del Antiguo Egipto, desde donde se importaron a Roma, que las adoptó con fervor. Solían servirse en los banquetes funerarios, después de los entierros, ya que tenían la rara virtud de alegrar a los deprimidos. Las hay negras, rojas, marrones, amarillentas, verdosas. E, incluso, con Denominación de Origen Controlada, como la de Puy, en el Alto Loire francés: su color es verde azulado, y es la elegida de los grandes chefs.

Ingredientes:

• 1 cebolla grande
• 2 zanahorias
• 500 g de lentejas*
• 2 hojas de laurel
• 1 cubito de caldo de carne o de verduras
• 1 chorizo o salchicha parrillera (Opcional)

*Hoy se consiguen lentejas que no requieren remojo. En caso de utilizar las que sí lo necesitan (el envase suele indicarlo), deben remojarse durante toda una noche, y se descarta el agua antes de incorporarlas al guiso.

Procedimiento

• Pelar la cebolla y cortarla en cubitos.
• Pelar las zanahorias –o lavarlas y dejarles la piel, si están lozanas y jóvenes– y cortarlas en rodajas.
• En una cacerola grande colocar las verduras, las lentejas secas, el laurel y el cubito de caldo, y cubrir todo con agua hasta que el líquido sobrepase 1 cm por encima de los sólidos.
• Cocinar sin tapar, a fuego moderado, hasta que el agua se evapore por completo, revolviendo un par de veces durante la cocción.
• En aproximadamente 30 minutos estará listo.
• Si el líquido de la cocción se agota pero las lentejas siguen negándose a tiernizarse, agregar un vaso más de agua y dejar cocinar hasta que se evapore.
• Servirlo con o sin una salchicha parrillera (salteada por 15 minutos en una sartén bien caliente, sin materia grasa y a fuego suave), abundante pan tostado y un buen vino tinto.

Esta receta es cortesía de la editorial V y R Editoras. Avant premiere del libro “Cocinan los hombres”, de la chef Elsa Manelphe y la periodista Mariana Fusaro.

Brochettes de cerdo al estilo satay

Por Elsa Manelphe.

En las calles de Malasia, Singapur o Tailandia el satay se come al paso, a toda hora del día o de la noche, a la vuelta de cualquier esquina. Se dice que este plato –equivalente de la brochette francesa, la espetada portuguesa, el shashlik ruso, el yakitori japonés– fue inventado en Java o en Sumatra, aunque los inmigrantes chinos reclaman su autoría, aduciendo que en uno de sus dialectos satay significa “tres veces apilado”, por las tres tiras de carne que se suelen utilizar (o por el modo de plegarlas en tres partes). En estas cocinas laberínticas, también recibe el nombre de satay cierta salsa que sirve de condimento para casi todo. Con variantes infinitas, lo curioso es que siempre su ingrediente principal es el cacahuate (en náhuatl) o maní (en guaraní), un producto originario de América del Sur.

Ingredientes:

• 1kg de carré de cerdo.
• 1 taza (220 ml) de salsa de soja.
• 2 cucharaditas de jengibre.
• 6 cucharaditas de maníes
• 6 cucharaditas de coco rallado
• 3 cucharaditas de hojas de cilantro
• 5 cucharaditas de jugo de lima o limón
• 5 cucharaditas de miel líquida

Para la ensalada:

• 6 tazas de hojas de rúcula
• 6 cdas. de hojas de menta
• 6 cdas. de ciboulette
• 6 cucharaditas de semillas de sésamo/ ajonjolí
• Aceite de girasol
• Sal y pimienta

Procedimiento:

• Procesar todos los ingredientes excepto la carne en la licuadora/batidora, hasta obtener una salsa cremosa.
• Volcar la mitad en un recipiente con tapa.
• Cortar la carne en tiras finas y largas (unos 2 x 6 cm), añadirla, mezclar bien, tapar y dejar marinar como mínimo 2 horas; idealmente, toda la noche.
• Reservar el resto de la salsa para acompañar el plato.
• Preparar las brochettes insertando tiras de carne a lo largo de los pinchos, clavando cada una varias veces, como formando una letra S.
• Si los pinchos son de madera, remojarlos previamente en agua por 5 minutos para evitar que se oscurezcan.
• Llevar las brochettes a la parrilla o barbacoa 10 minutos, o al horno precalentado a 250oC 15 minutos.
• Servir con la salsa reservada.
• Para acompañar, combinar las hojas y las semillas en una ensalada refrescante, aderezada con aceite de girasol, sal y pimienta. La ortodoxia oriental manda que cada comensal vaya sumergiendo su brochette en la salsa a su gusto, aunque también es válido rociarlas.

Para obtener un resultado sofisticado con un mínimo esfuerzo, el secreto es la maceración de la carne en la salsa: una versión 100% satay. Con unos faroles de papel y una mesita como un puesto ambulante, será una fiesta oriental.

Ensalada con salsa vinagreta

Ingredientes:

• 1⁄2 cebolla morada
• 300 g de lentejas del guiso
• 100 g de panceta
• 2 cdas. de aceto balsámico
• 1⁄2 cda. de miel
• 1⁄2 cda. de aceite de oliva
• 1 cda. de romero y/o tomillo secos
• Sal y pimienta

Procedimiento:

• Cortar la cebolla en pluma o láminas finas, y mezclarla con las lentejas.
• Cortar el tocino en cubitos y saltearlo en una sartén bien caliente sin aceite (ya contiene grasa), hasta dorarlo.
• Ligar el aceto, la miel, el aceite, sal y pimienta en una cazuela.
• A último momento, mezclar el tocino tibio con las lentejas y la cebolla, verter encima la salsa vinagreta y rociar con las hierbas.

Pasta con Jamón Crudo

Por Alexandra Magariños

Para 8 personas

Ingredientes
• 1/ kilo de tagliattele secos
• 6 fetas de jamón crudo Ottonello
• 2 dientes de ajo
• 2 cucharadas de romero fresco
• 300 gr de queso parmesano
• 1 taza de arvejas o brócolis
• 50 gr de manteca sin sal o ½ taza de aceite de oliva.
• 300 gr de tomates cherry

Si quieres una versión menos light, puedes agregar dos chorizos cortados en rodajas y dorados en una sartén.

Procedimiento
• Cortar el jamón en tiras del mismo tamaño que los tagliatelle.
• Pelar y picar el ajo sacándole la nervadura
• Picar el romero
• Rallar el parmesano
• Pasar por agua hirviendo las arvejas
• Derretir la mitad de la manteca o calentar la mitad del aceite de oliva en una olla de fondo grueso. Agregar el ajo y el romero y cocinar 1 minuto.
• Agregar el jamón y las arvejas.
• Cocinar apenas unos segundos. Retirar del fuego.
• Cocinar los tagliatelle en agua salada hasta que estén al dente.
• Agregar el resto del aceite y la mitad del parmesano a la pasta junto con el jamón, el romero y las arvejas a la pasta colada.
• Revolver bien y terminar con el resto del parmesano por encima.
• Decorar con tomates cherry preparados con oliva y sal.
• Si se agregan chorizos, agregarlos al final, cuando la pasta esté montada.